miércoles, 3 de febrero de 2010

Cosecha.

Estuve bastante tiempo sin escribir justamente por el tema de esta entrada: la cosecha.
El momento mas adecuado para la cosecha varía según el destino de la producción.
Si es destinada a ser comercializada como hoja seca, la cosecha debe realizarse antes o al comienzo de floración. (prefloración).
Si es destinada a la obtención de esencia, debe realizarse en floración plena, que es cuando el contenido total de esencia es mayor y de mejor calidad.
En este último caso deben hacerse algunas consideraciones sobre el referido momento y las precauciones que deben tomarse. Cuando se trata de superficies reducidas puede esperarse hasta la plena floración; pero cuando se trata de superficies grandes, se debe adelantar el corte, es decir a principios de floración, lo que permitirá finalizar las tareas de cosecha cuando las últimas plantas hayan llegado a floración plena.
Si se iniciara el corte en floración plena, se correría el riesgo de que comience la caída de las hojas con las consiguientes mermas de la cantidad y de la calidad, pues disminuiría el contenido de mentol aumentando el de mentona.
Si se dispone de un laboratorio puede determinarse el momento, mediante el análisis de muestras pequeñas, cuando revelen la presencia de un 45% de mentol total en la muestra de esencia.
Se puede adelantar la cosecha antes de la floración cuando las plantas se hallan afectadas de enfermedades que causen la caída de hojas.
La cosecha se realizará en días soleados, por la mañana o por la tarde, evitando hacerlo en días nublados, con viento o cuando exista la posibilidad de precipitaciones. Siempre que haya posibilidades de elegir la oportunidad y sobre todo dependiendo de la capacidad de poscosecha que se tenga, sea secado o extracción de aceite. No nos serviría de nada acumular material cosechado si no podemos secarlo o extraerle la esencia.
En cultivos de poca superficie puede hacerse con hoz, guadaña o tijera, mientras que en cultivos extensos conviene mecanizarla.
Al fin de la primavera, según las zonas, época de plantación, marcha de la estación, etc., se puede realizar un primer corte; al principio de otoño es posible realizar un segundo, pero en muchos casos no resulta conveniente esta segunda cosecha porque las plantas quedan bajas y no alcanzan a florecer, lo que determina que el rendimiento en materia fresca y esencia sea reducido. Además la producción de otoño es de calidad inferior a la de primavera.
Aunque esto estará muy influído por las características climáticas que haya atravesado el cultivo, un clima seco en primavera producirá un menor crecimiento, posteriores lluvias lo reactivarán y las plantas aprovecharán los nutrientes no absorvidos y la mineralización produciendo un abundante crecimiento que aportará un buen segundo corte.
La menta en el segundo año florece antes, por lo que el corte puede adelantarse.
Todo se verá afectado por la zona del país en la que estemos, y los tiempos se adelantan cuanto mas al Norte vamos.

4 comentarios:

  1. Hay cosechadoras especiales para este cultivo?

    ResponderEliminar
  2. Despues del corte como lo cargas, hay alguna maquinaria?

    ResponderEliminar
  3. Darío, no hay máquinas cosechadoras específicas para este cultivo. Se han adpatado algunas segadoras y lo que se utiliza generalmente para grandes superficies es una segadora de forraje o desmalezadora.

    ResponderEliminar
  4. Raul, en mi caso lo cargo en cajones de pescado, no se los conoces. Se usan canastos o jaulas de alambre.
    No hay máquina específica para esto, cada uno aplica lo que puede o cree que es lo mejor.

    ResponderEliminar